Vinos de Rioja: prestigio y calidad a escala mundial

 

Es obvio y evidente: los vinos de Rioja son conocidos y apreciados en todo el mundo.

Cuando pides un Rioja, pides España.

 

Si dices Burdeos, Francia te viene a la mente.

Pasa lo mismo con Chianti e Italia.

Grecia y Santorini van de la mano.

Rioja, Burdeos, Chianti y Santorini tienen un poder evocador indiscutible.

Son santo y seña de viejas historias y cultura refinada.

 

Aquellos y aquellas que ponen un Rioja en su mesa saben lo que quieren.

Quieren vivir momentos inolvidables.

Momentos especiales.

 

Instantes de eternidad concentrados en colores, aromas y texturas únicos, exclusivos e irrepetibles.

 

Un buen Rioja fomenta la creatividad, es saludable y despierta la sensualidad de manera exquisita.

Todo con moderación.

Todo con cabeza.

Todo de modo razonable.

 

El regalo perfecto

Cuando no sabes qué regalar, un libro, una rosa o un Rioja son la solución perfecta.

O las tres cosas a la vez.

 

Con un vino de Rioja siempre quedarás bien.

Es un regalo de buen gusto.

Un obsequio de calidad para compartir.

 

En una cena romántica.

Durante una celebración o evento extraordinario.

Para felicitar en un aniversario: de bodas, de cumpleaños, porque sí.

No busques razones o motivos para regalar un vino de Rioja.

Vino tinto, blanco o rosado.

Cualquier elección será excelente.

 

¿Una cesta o pack gourmet?

¿Un vimo joven, de crianza, reserva o gran reserva?

Busca una calidad-precio óptima.

Encuentra tu Rioja personal.

Te está esperando.

 

Breve historia

Sobre los vinos de Rioja se han escrito millones de páginas.

Decir algo nuevo es casi imposible.

 

Todo empezó…

¡Quién sabe a ciencia cierta dónde empezó todo!

La crónica histórica recoge que romanos, fenicios y celtíberos ya cultivaban la vid en tierras riojanas.

La tradición asegura que los romanos fueron los que plantarorn los primeros viñedos.

Durante la Edad Media la producción se concentró en monasterios y pequeñas áreas agrícolas de subsistencia.

Entre los siglos XIII y XV ya se registraban excedentes más allá del consumo familiar y local.

Esos excedentes se exportaban a otras regiones, especialmente al País Vasco.

 

En el siglo XVII, Haro contaba con más de un centenar de bodegas, alrededor de 60 cuevas y por encima de las 50.000 cántaras para guardar el vino.

Dos siglos después, el número de cántaras sobrepasó las 160.000 unidades.

Los vinos de Rioja iban creciendo en calidad y cantidad.

 

La Rioja tiene el mayor parque de barricas del mundo: más de 1.300.000 unidades.

Todo Rioja de crianza madura y envejece en barricas de roble de 225 litros de capacidad cada una.

En el año 1925 obtuvo la vitola que acreditaba su Deenominación de Origen y en 1991 la de Denominación de Origen Calificada.

Y hasta ahora.

Hasta tu mesa.

Dando de sí la máxima calidad.

Regalando cultura a los paladares más exigentes.

En definitiva, dándolo todo por ti.

 

Variedades de uva

La Denominación de Origen Calificada Rioja comprende varios territorios:

  • La comunidad autónoma de La Rioja
  • Un área extensa de la provincia de Älava
  • Una pequeña zona de Navarra
  • Y El Ternero, sito en el término municipal de la localidad burgalesa de Miranda de Ebro

 

Y se distinguen tres áreas de producción:

  • Rioja Oriental, con capital en Arnedo
  • Rioja Alta, en San Asensio
  • Rioja Alavesa, con centro logístico en Laguardia

 

Se cultivan vides siguiendo durante 100 km el curso del río Ebro, en ambos márgenes.

 

Están admitidas de forma oficial 14 variedades de uva.

  • Tintas: tempranillo, garnacha, graciano, cariñena o mazuelo y maturana
  • Blancas: macabeo o viura, malvasía, garnacha, tempranillo, maturana, turruntés, chardonnay, sauvignon y verdejo

 

El tempranillo es una clase de uva autóctona de La Rioja.

Representa el 80 por ciento del cultivo dedicado a vinos timtos.

Por su parte, la variedad viura supone el 70 por ciento de los vinos blancos.

 

Producción y exportación

La producción anual se sitúa en torno a los 270 millones de litros, 85 por ciento vinos tintos y el resto blancos y rosados.

 

Rioja es el caldo preferido en España por más del 35 por ciento de los consumidores para beber en casa y por una de cada cuatro personas para consumo en bares y restaurantes.

Alrededor de 100 millones se destinan a la exportación, aprocimadamente 350 millones de boetalls de vino, lo que supone unos ingresos de más o mneso 500 millones de euros al año.

 

Al Reino Unido y Alemania viaja el 50 por ciento de las exporatciones.

Otros destinos importantes son Canadá, China y EEUU.

En todo el mundo puedes degustar un buen vino de Rioja.

 

Un vino muy especial

En general, los vinos de Rioja son frescos, aromáticos, equlibrados y de excelente bouquet.

Abarcan una amplia gama de matices, sutilezas y aromas: vainilla, tabaco, humo, hojas secas. fresas, flores, regaliz, especias, chocolate…

 

Cada vino tiene su propio universo.

Hay que saber cómo descubrrlo.

Siempre con paciencia.

Dejándote llevar por los cinco sentidos.

 

Hacerse viejo sabe a gloria bendita

 

El vino que no sabe envejecer, mal vino es.

Según el tiempo de envejecimiento existen cuatro tipos de vinos de Rioja: 

  • Gran reserva. Para ser certificado como tal debe haber pasado un periodo mínimo de reposo y maduración de 60 meses en barrica de roble y botella. Dos años al menos en barrica y otros dos en botella. Para el vino blanco el tiempo total de envejecimiento es de 3 años, 6 meses de los cuales han de ser en barrica
  • Esta credencial se otorga a vinos que hayan permanecido 3 años en barrica, siempre de roble, y botella. Uno año como mínimo en barrica y 6 meses en botella. Para los vinos blancos se exige dos años de tiempo global, medio año como mínimo en barrica
  • Caldo de tercer año, con permanencia obligatoria de uno en barrica de roble. Seis meses si es vino blanco
  • Genérico. Sin vinos jóvenes de primer o segundo año en cuyas etquetas figuran origen y añada

 

Las mejores añadas de la historia del Rioja

Según los expertos son tres: 2011, 1994 y 1964.

Muchos enólogos coinciden en afirmar que la de 2011 puede ser consiedarada la mejor desde siempre.

 

Ese año las temperaturas en invierno fueron muy suaves.

Son vinos alta graduación alacohólica e ideales para una buena crianza.

En la añada de 1994 se dieron factores muy favorables: temperaturas elevadas en verano, escasez de lluvias y floración temprana.

Son exquisito en todos los sentidos.

La tercera añada, 1964, ya está cerca de cumplir los 60 años de edad.

Fue un año seco, sin plagas ni enfermedades que afectaran gravemente a las vides.

Aún quedan botellas (pocas) de ese año de cosecha excelente.

Si consigues una, tienes un tesoro de incalculable valor.

 

Las mejores cosechas del siglo XXI

 

La mejor entres las mejores, la añada de 2011.

Fueron excelentes  también las de 2019, 2010, 2005, 2004 y 2001.

Y muy buenas las de 2020, 2017, 2016, 2015, 2012, 2009, 2008, 2007 y 2006.

 

Vino y queso

Maridaje perfecto y un placer sublime.

Se potencian mutuamente.

Los quesos suaves piden riojas blancos secos y los intensos o curados, un Rioja con cuerpo, craianza o reserva.

 

Vino y salud

El vino no cura ninguna enfernedad.

No es un medicamento.

Hay que tomarlo con mucha moderación.

No obstante lo dicho, muchos estudios avalan sus repercuisones postivas en la salud humana,

Repetimos, ni cura ni es medicina.

En muchas culturas, el vino se asocia con la eterna juventud.

Se ha comprobado que el resveratrol, una sustancia química presente en las uvas rojas, es un antioxidante eficaz contra infecciones provocadas por bacterias y hongos.

Evita o ralentiza la aparición de arrugas en la piel y, al parecer, contrarresta efectos negativos o síntomas de distinta consideración en pataologías cardiacas, acumulaciones elevadas de colesterol malo y procesos cancerosos.

 

Corazón

Mantiene limpios los vasos sanguíneos y la sangre.

 

Colesterol

Dificulta la formación de coágulos.

 

Omega 3

Aumenta la concentraciòn de los ácidos grasos Omega 3, incrementando el rendimiento funcional de las neuronas cerebrales.

 

Artrosis

Reduce la probabilidad de padecer artritis reumática.

 

Cáncer

Aminora riesgos en cánceres de colon, mama y pulmón.

 

Piel

El vino tinto contiene flavonoides, una sustancia que alivia las consecuencias negativas de prolongadas exposiciones a los rayos ulyravioleta.

 

Obesidad

Disminuye la acumulación de células adiposas en todo el cuerpo.

 

Cerebro

Refuerza las capacidades cognitivas y retrasa la aparición de demencias y enfermedades degenerativas del cerebro.

 

Felicidad

Con el consumo moderado de vino, aumentan las endorfinas, los neurotransmisores antidepresivos relacionados con la felicidad.

 

Vino y sexo

El consumo moderado de vino fomenta el apetito sexual.

Es un afrodisíaco tradicional presente en muchas culturas de todo el mundo, ancestrales, antiguas y modernas.

Afrodisíaco viene de Afrodita, la diosa de amor en la mitología griega clásica.

Hay referencias expresa a la estrecha vinculación entre vino y sexo en Grecia y Roma.

Las bacanales en honor a Baco en Roma han dejado huella indeleble en la historia y la literatura universal.

¿Por qué es bueno el vino para el sexo?

Por varias razones:

  • Los flavonoidess (antioxidante) prsentes en el vino son vasodilatadores, mejorando la circulación de la sangre en las zonas erógenas (sobre todo, de la mujer). Un consumo abusivo tiene efevctos contrarios y contraproducentes para la salud
  • La quercetina (antioxidante y anti-inflamatorio) aumenta los niveles de testosterona, la principal hormona que aviva el deseo sexual masculino
  • El vino consumido con moderación estimula el hipotálamo, provocando una sensación de relajamiento placentero
  • Con un consumo adecuado de vino mujeres y hombres se desinhiben y superan mejor las situaciuones de vergüenza, aumentando su libido de modo considerable

 

¿Qué piensas tú?

 

¿Ha mejorado el vino tus experiencias eróticas?

 

Vino y poesía

Hay multitud de referencias al vino en la literatura y la poesía.

Ahí van algunas.

El antipoeta chileno Nicanor Parrar le dedicó varias coplas, de entre la que escogemos esta, por directa y por significativa:

¿Hay digo, pregunto yo

más noble que una botella

de vino bien conversado

entres dos almas gemelas?

El también chileno Pablo Neruda hace mención metafórica a la eterna juventud:

 

El vino/mueve la primavera.

Concisión lirica en su máxima expresión.

Las penas, peasdumbres y melancolías tienen en el vino un aliado incondicional.

Así lo siente el poeta chino Li Po:

 

Un vaso de vino entre las flores/bebo solo, sin amigo que me acompañe.

Llegamos al políedrico autor argentino Jorge Luis Borges.

Sus versos parecen una síntesis de un libro de autoayuda.

Dicen de esta manera:

 

Vino, enséñame el arte de ver mi propia historia.

Las loas y alabanzas al vino también tocaron el paladar y el alma de Dante Alighieri:

 

El vino siembra pasión en los corazones.

¿Qué sería de la vida sin pasiones, emociones y sentimientos?

¿Qué sería de la pasión sin el vino?

La escritora inglesa Virginia Woof se puso sublime:

 

El lenguaje es vino en los labios.

Por su parte, el científico Louis Pasteur dejó una sentencia que da mucho que pensar:

 

Hay más filosofía y sabiduría en una botella de vino, que en todos los libros.

La cita tiene su miga: la mente por sí misma no es nada.

Somos cuerpo, tan solo carne que siente y piensa a la vez.

Karl Marx no precisa de presentación alguna.

Es el teórico de la revolución anticapitalista por excelencia.

Sin concesiones a la galería.

Valiéndose de una prosa escueta e inequìvoca.

 

Ten cuidado de confiar en alguien que no le guste el vino.

El sesudo y barbadoe Marx tal vez se pasó de frenada en esta afirmación tan rotunda y tajante.

Robert Louis Stevenson fue, si cabe, todavía más sintético que el padre del Manifiesto Comunista.

 

El vino es poesía embotellada.

Vino y poesía, poesía y vino, ¡qué más da si da lo mismo!

Nos trasladamos ahora a la Grecia Antigua.

El poeta trágico Eurípides adoptó una actitud romántica y dulce.

 

Donde no hay vino no hay amor.

Muy fuerte, ¿no?

Terminamos con el poeta persa Omar Khayyam.

Con humor.

De buen rollo.

Con sutil ironía no exenta de maldad dialéctica.

 

Si los amantes del vino y del amor van al infierno… vacío debe estar el paraíso.

Que no se enfaden los abstemios, por favor.

¡Ellos se lo pasarán bomba durante toda la eternidad!

Eso sí, sin vino.

 

¡Por Hathor, Dioniso y Baco!

Hathor era la diosa egipcia de la alegría, de la música, de la belleza, del delirio, del amor, de la maternidad, de la sexualidad, de la danza y del vino.

Ayudaba a las almas fallecidas en su viaje más allá de la muerte.

¿Escanciando una copa de vino a la salud del muerto?

 

Dioniso fue  dios olímpico de Grecia.

Nació de la unión de Zeus y Sémele, hija del rey de Tebas.

 

Representa la fertilidad, la fiesta, el baile, el éxtasis y el vino.

Siempre llevaba una copa de vino en la mano.

 

Baco era el equivalente romano de Dioniso, hijo de Júpiter (el Zeus de Roma) y la misma madre que el griego, Sémele.

Dios de la fiesta, el jolgorio y la irreverncia.

 Y del vino, por supuesto, faltaría más.

 

Marcas recomendadas

El listado no tendría fin.

Apunta: Marqués de Riscal, Azpilicueta, Antaño, Beronia, Ramón Bilbao, Lagunilla, LAN, Pata Negra, Paternina, Viña Pomal. Montecillo, Viña Arnáiz, Marqués de Griñón, Berón de Ley, Luis Cañas, Bodegas Alavesas, Marqués de Ulia, Viña Tondonia, Faustino V, El Coto, Cune, Coto de Imaz, Muga, Ederra, Marqués de Carrión, Cueva de Lobos, Faustino I, Viña Ardanza…

 

¿Está el vino que buscas?

Suma y sigue.